domingo, 10 de febrero de 2008

De vuelta en casa

Llegamos anoche a la 1 a casa, a Vitoria. Llevábamos 46 horas desde que nos levantamos el Viernes sin dormir en una cama y estábamos rotos tanto física como anímicamente.

El viernes nos levantamos a las 3 (4 hora ucraniana) y nos dirigimos en coche a Zaporizhzhya, 600 Km al sureste de Kiev. No nos acordábamos que Kiev es una cosa y el resto del país otra: carreteras, infraestructuras o industria no tienen nada que ver con lo que sucede en la capital.
Las casas de los pueblos y ciudades son prácticamente iguales. En los pueblos: bloques de ladrillo grises con tejados de uralita. Prácticamente no se ven coches, y los que se ven, son "Ladas" de la época anterior. En las ciudades, grandes avenidas con bloques de edificios al más estilo soviético (aunque esto está cambiando bastante).

Al llegar fuimos primero al ayuntamiento a solicitar el permiso para ir al orfanato. Después allí hablamos con la pediatra que nos confirmó lo que en Kiev no estaba claro. Algunas cosas mejoraron con respecto al informe del Centro de Adopciones, pero la principal, resultó ser todavía peor de lo esperado.

Estamos seguros que ese día no lo olvidaremos nunca en nuestras vidas: hubo un momento que tuvimos que decir NO, y lo peor de todo, es que sabíamos que tenía que ser así. Siempre que te embarcas en una adopción sabes que puede llegar un momento así y tienes que estar preparado. Una vez tomada la decisión, elegimos no ver al niño. Ya era suficiente.
Nunca sabes cómo te sientes hasta que lo vives.
Nos marchamos del orfanato con una sensación de suciedad difícil de explicar, pero sabíamos que no había otra alternativa.

Otra vez de vuelta a Kiev. En el camino (7 horas) decidimos parar en el aeropuerto y coger el primer avión de vuelta. La primera combinación de vuelos para el sábado nos obligaba a estar 12 horas en Milán, pero lo que queríamos era marcharnos cuanto antes y ya descansaríamos.

Antes de marcharnos redactamos la petición para una segunda cita, donde indicamos que la próxima vez deseamos que la asignación sea acorde con nuestro expediente y para un menor con enfermedades recuperables.
Las últimas noticias nos dicen que creen que no aplicarán la ley de los "45 días" a rajatabla, ya que en las segundas citas están llamando a las parejas al cabo de 3 ó 4 meses y con una asignación de un menor que corresponde con su solicitud. Aunque, viendo cómo está todo, no sabemos si, cuando nos toque, las cosas serán de otra manera.

De momento aquí termina este intento. Mantenemos la esperanza de la segunda cita, pero no sabemos cuándo.
Muchas gracias a todos por querernos.

10 comentarios:

Emilio y Nati dijo...

Pues nada, solo hay que pensar que ha sido una falsa alarma, el parto está aún por llegar. No perder la esperanza y ADELANTE¡¡¡

carmenmiguel dijo...

No pasa nada ,no era vuestro hijo ,cada uno tenemos un hijo predestinado,ya vereis que en la proxima cita os sale todo bien,yo conozco una familia que en la segunda cita tenian la niña preasignada,sana,fueron a verla y es una preciosidad.no desespereis vereis que todo llega y nosotros como vosotros estamos en el mismo camino,sabiendo que nos ocurrira lo mismo,pero hay que tener esperanza muchos lo han conseguido a la priemra y si no ala segunda o tercera,de verdad,nuestros hijos nos estan esperando,es una pena que haya niños enfermos pero nosotros no deseamos que lo esten ,no tenemos culpa ni ellos tampoco ,es muy duro pero hay que ir con ese convencimiento,ya te contaremos cuando nos pase a nosotros. besoss y animos

VARI Y PATRI dijo...

Animo,, y como dicen vuestr@ hij@ os esta esperando, en vuestra segunda cita todo os va ir bien.
venga ahora a descansar y os mandamos muchos saludos y muchisimas fuerzas.

Pedro dijo...

Siento mucho que nos haya ido bien este primer intento; estoy seguro de que la próxima será la definitiva. Cuando empezamos con esto, todos sabemos a lo que nos exponemos, pero supongo que debe de ser muy duro cuando llega el momento de tomar una decisión tan difícil. Nosotros aún estamos tramitando el expediente para viajar (esperamos que al final de este año), pero agradecemos mucho que gente como vosotros cuenten sus experiencias, tanto las buenas como las malas, así sabremos siempre a qué atenernos y qué riesgos corremos de verdad.
Muchas gracias y muchos ánimos de parte de Elena y Pedro.

Eva y Alberto dijo...

Hola familia en estos momentos imagino que cualquier palabra de animo no sirve para nada, pero por lo menos os sirve para ver que no estáis solos en este camino que ademas de familia y amigos todos los anónimos adoptantes nos unimos en una especie de "mafia" para entre todos poner algo de sensatez a toda esta historia.
Ahora a recuperar fuerzas al lado de la gente que os quiere y pensar que este viaje no ha sido mas que otro mero tramite burocrático en esta carrera de obstáculos que nos ponen para ser padres.
Animaros por que al final del camino siempre está la recompensa y os lo digo por experiencia, nosotros también vivimos un NO, pero cuando vi la cara de mi hija entendí que era ella y no otra y que por eso tenia que esperar.
Mucha paciencia y mucha suerte que os la merecéis.
Besos desde el sur del sur.

Maite,la andereño de Víctor dijo...

BEGOÑA ,TU CHICO EN EL COLE HA PASADO UNA FELIZ SEMANA.esta feliz de teneros de nuevo junto a el.LEE DE MARAVILLA¡¡¡¡¡.DESEO A SU ABUELA Y TIA ANA UNA FELIZ VUELTA A CASA YDECIRLES QUE HA SIDO UN PLACER PARA MI HABER PODIDO CONOCERLAS PERSONALMENTE.VICTOR ME CONTARA MUUUUUCHAS COSAS EL LUNES DE SU VIAJE CON -SU FAMILIA-OS DESEO A TODOS LO MEJOR DE LO MEJOR Y UN FUERTE ABRAZO.OS LLEVO EN MI CORAZON.

adoptandoenucrania dijo...

Teneis que tener confianza, y todo llega. Nosotros tardamos, en nuestra segunda adopcion, 4 años, y hemos pasado momentos malisimos, pero seguid ahi, que ya vereis como hay un cosaco/a esperandoos al final del camino.
Un abrazo.

Isabel y Vita dijo...

Queremos mandaros todo nuestro apoyo y ánimo para que os recuperéis lo antes posible. Nosotros viajaremos a 1 cita en abril y ya contamos con algo parecido, pero claro, hay que estar allí y vivirlo para saber realmente lo duro que es. Sed fuertes y seguid apoyandoos firmemente el uno en el otro, como os dicen todos, será el destino quién marque el momento en que conozcais a vuestro hijo y será entonces cuando os dareís cuenta que todo este camino lleno de obstáculos sólo podía tener ese final y no otro.
Gracias por hacernos partícipes de vuestros sentimientos. Haremos el mismo camino y antes o después, solidariamente, llegaremos a la meta. Un abrazo fuerte de Isabel y Vita.

MIGUEL ANGEL Y CARMEN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Antonio dijo...

Hola!

Había perdido la dirección de vuestro blog pero la encontré.
¿Hay segunda cita?
Un beso.
Juan Antonio, desde Zgz.